domingo, 3 de mayo de 2015

Mis posibilidades de casarme y tener hijos son minimas.
Mejor dicho, no hay ninguna. Siento que en el fondo me repugna un poco ser mujer. Si fuera preciosa, demasiado bella, lo aceptarìa, pero soy tan poco femenina como si fuera homosexual.
Quiero estudiar, escribir, viajar, sentirme libre, tener alguna que otra experiencia sexual poco convencional, sentirme frìvola ante los sentimientos comunes de una mujer.
Podré ser un poco emotiva y sentimental pero son producto de mi mente confusa y de mi experiencia promiscua.
Juro no ser ese tipo de mujer, ésas que dan todo por un hombre. Todavìa me estoy descubriendo a mi misma pero ya se que no me realizarè por el camino más natural y sencillo que puede tomar una mujer. No, yo estoy para más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Correspondido a medias.

Año 2012. Gabriela era una jovencita bastante diferente a las demás. Cursaba el quinto año de la secundaria y a sus 16 años todavía no pens...