lunes, 11 de mayo de 2015

Mate de por medio

¿Y los mates?
¿Que más decir de ellos?
Lavados,
tibios,
amargos,
como el sabor que dejó tu boca en la mía.
Solitarios,
nunca acompañados
me invitan a conocerme.
O conocerte,
o conocernos.
Me acompañan,
me tranquilizan, 
me hacen reflexionar desde la consciencia.
Me acercan,
me generan recuerdos
como si fueran un puente hacia vos.
¿Hasta cuándo vamos a estar
acariciando nuestras ventanas
de manera tan solitaria
jugando a no buscarnos
per siempre esperando la casualidad de encontrarnos?
La pava se enfría al costado de la mesa
un encuentro tan casual, tan inesperado
pero tan buscado
tan deseado.
Y siempre con la excusa del mate
siempre con ésas pequeñas excusas para vernos.
El mate genera encuentros
dónde las despedidas no existen,
y aflora en mí un sentimiento
de profunda honestidad
dónde me saco por completo los miedos.
Enfrente mío alguien me escucha,
mate de por medio.
Enfrente mío alguien quiere conocerme,
mate de por medio.


 

1 comentario:

  1. El mate, un@ mism@, el placer del vapor, su amargo sabor, y el aroma de otro cuerpo, en maridaje de besos.

    ResponderEliminar

Correspondido a medias.

Año 2012. Gabriela era una jovencita bastante diferente a las demás. Cursaba el quinto año de la secundaria y a sus 16 años todavía no pens...