martes, 11 de julio de 2017


¿Dónde estás? Tu ausencia me anuda

la garganta.

No comprendo el sentimiento

que recubre

mi mirada.

Te quise.

Mucho. Muchísimo.

Demasiado.

Más de lo que me gustaría 

admitir.

Fuiste mi cable a tierra

[y también mi destrucción]

mis ilusiones más

inocentes,

cada uno de mis versos

escritos.


Ocurre algo en el camino

a casa,

los árboles están

enmoheciéndose a nuestro paso,

el fruto de las hojas 

crujen contra la tierra.

Pero yo te espero.

Siempre. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Correspondido a medias.

Año 2012. Gabriela era una jovencita bastante diferente a las demás. Cursaba el quinto año de la secundaria y a sus 16 años todavía no pens...