sábado, 12 de agosto de 2017

Cuando lloro por ti
lloro por toda esa ausencia de mi
que dejaste al irte.

Cuando lloro por ti
las lágrimas acompañan
a mi cuerpo vacío,
a un cuerpo inerte
que se desnuda y tiene frío
porque ya no están
tus manos aquí.

Cuando lloro por ti
el pánico desquebraja
mis pulmones gastados
por la tortura que es
imaginarme una y otra vez
en situaciones que jamás viviremos....

Quiero que sepas
que cuando lloro por ti
lloro por mi,
amor.
Tus historias
siempre tienen duros finales
porque como todo cobarde
lo único que hiciste
fue aprender a huir.

No debí haber elegido amarte.
Mucho menos después
de esa calurosa tarde
cuando demasiado pronto para mi gusto
decidiste marcharte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Correspondido a medias.

Año 2012. Gabriela era una jovencita bastante diferente a las demás. Cursaba el quinto año de la secundaria y a sus 16 años todavía no pens...